Mea culpa

Mi primera premisa cuando voy a escribir un texto, ya sea para mí o bien de encargo es ¿Quién es el público? ¿Qué tipo de público es? Porque escuchar al público, su opinión y sus gustos es lo que te lleva a hacer buen teatro o no. Cuando me refiero a buen teatro, no me refiero a ARTE en sí, más bien que lo que cuentes, sea escuchado con atención y placer por tu público, que, en cualquier caso, es a quien has decidido dirigirte. Cientos de autores han hablado de esta problemática con muy diferente opinión sobre el tema. Tenemos a Brech con Si la gente quiere ver solamente cosas que pueda entender no debería de ir al teatro, debería ir al baño o la de Joseph Joubert El teatro debe divertir, noblemente, pero nada más que divertir. Pretender hacer de él una escuela de moral es corromper a la vez la moral y el arte. Jardiel El teatro es un gran medio de educar al público; pero el que hace un teatro educativo, se encuentra siempre sin público al que poder educar. En realidad hay más frases que hablan de educar al público o de cambiar el mundo a través del teatro que las que hablan del entretenimiento o de la escucha al propio público. El fracaso del autor, mayoritariamente se intenta ocultar bajo la máscara del ARTE y la INCOMPRENSIÓN del público. Son excusas excelentes que ayudan al ego del autor.

Cartel diseñado por Zatike

La semana pasada Marta y yo ganamos el tercer premio en el concurso +teatro con Diamante. Estamos en podium, sí, pero me siento de alguna forma decepcionado, conmigo mismo. Es ese tipo de concursos en los que te encuentras con la problemática arriba avanzada. Amén de que la calidad de los grupos era alta, analizo el motivo de nuestra posición. Se podría argumentar que el público no entendió el texto, que no era el adecuado, y sí, eso es cierto. No era el público adecuado en la mayoría de los pases que hicimos, pero no era el público adecuado no por ellos, más bien por mí. Erré a la hora de analizar el espacio. Aposté por un humor más adulto y gamberro, rozando lo soez, cuando tenía que haber predispuesto el texto para un público familiar. Esto es análisis. Esto es teatro. El resto de los competidores fueron infinitamente más hábiles que yo a la hora de enfocar el concurso, y, pese a que el micro estaba bien, la actriz que me acompañaba era excelente, descubro en cráneo ante la inapenable decisión del respetable, aplaudo a los que nos vencieron, aprendo de la metedura de pata, asumo mi error de principiante y prometo luchar por un primer puesto en una siguiente ocasión.