Category Archives: Sin categoría

Segundas partes, nunca fueron buenas.

Nunca segundas partes fueron buenas. Lo hemos visto más en el cine, sobre todo en el cine de acción, pero también ha sucedido en teatro, en novelas, en cómics incluso en matrimonios. Es una regla de oro que se mantiene a lo largo de la Historia, y, como regla inamovible, ha de tener sus excepciones. Kulunka teatro nos da una lección de humildad con Solitudes. Excepción irreparable en la ley de las segundas partes.

Sobra decir que Solitudes no es la segunda parte de André y Dorine, en absoluto, pero, ellos comprenderán, que los que hayamos visto ambos espectáculos no podemos disociar la creación de uno hacia el otro.

Kulunka teatro apostó en su momento por un tipo de espectáculo que pudiese ver junta toda la familia, que nos hiciese llorar y reír por partes iguales y que tuviese ritmo. Creo que el uso de las máscaras y el silencio absoluto son ingredientes que afinan esa pócima mágica que tienen entre manos y que dicha pócima, funciona.

Solitudes mantiene los ingredientes básicos, ya marca de la casa. La soledad de un anciano, y el modo en que son ignoradas sus inquietudes más básicas por las personas que, sin duda, de alguna forma le quieren. Sencillo y preciso. Según avanza el espectáculo vamos conociendo otros personajes que muestran otro tipo de soledad a la que se ven enfrentados; la soledad de un hijo que quiere hacer las cosas bien pero no sabe, la soledad de la nieta que sólo sabe comunicarse a través de una pantalla, la soledad de personajes circundantes como la prostituta que no sabe hacer, y que, termina de alguna forma cerrando un circulo vicioso acompañando al usuario de la soledad inicial, para demostrar que todos están bajo el mismo hechizo y que, un simple gesto, hubiera bastado para que la obra nunca hubiese sucedido. La magia se sucede.

Tres actores realizan la encomiable labor de dar vida a una decena de personajes que se mueven ágilmente sobre escena, como títeres manejados de forma magistral, cuyos hilos nos dan igual. Me explico: El actor es sólo una herramienta. El producto final, su prodigio.

Pd.- Como Dramaturgo, os odio.

Autores de Segunda. Breve defensa de dos comediógrafos.

Hace unos días tuve un pequeño encontronazo (en el buen sentido de la palabra) con un compañero. Tras un breve, tal vez demasiado, rifi rafe, ante mi pregunta, dicho compañero calificó a Don Pedro Muñoz Seca y a Oscar Wilde como autores de segunda. Del primero afirmaba que sus obras tenían una buena terminación, pero nada más. Es una opinión que he escuchado en más de una ocasión, y en privado, he sido arduo defensor de estos dos grandes autores. Hoy quiero hacerlo en abierto, y estas son las preguntas que me han venido a la mente para poder afirmar dicha infamia.

¿Son autores de segunda por ser comediógrafos? ¿Son autores de segunda por conseguir el éxito en taquilla? ¿Son autores de segunda por ser ignorantes? ¿Son autores de segunda por ser cobardes? ¿Son autores de segunda por no atacar lo que veían injusto?

¿Por qué no me leen?

Hay una queja generalizada entre los dramaturgos hacia el mundo:

NO NOS LEEN

He discutido personalmente con muchos dramaturgos, actores, directores, editores y personal de dicha ralea el caso, y generalmente siempre se llega a las mismas conclusiones; dichas conclusiones, como no, responsabilizan al posible lector, y sí, el que no haya un lector es el problema, pero difiero mucho con mis compañeros que el problema sea del propio lector, dado que, el no-lector de teatro tiene otras muchas posibilidades de lectura, y el dramaturgo, busca lector, ergo, el problema es para el dramaturgo que ve su escrito con dos posibles destinos

– Ser representado (obviamente, fin perfecto de cualquier obra dramática)

– Ser olvidado/ignorado/no leído

 

Mea culpa

Mi primera premisa cuando voy a escribir un texto, ya sea para mí o bien de encargo es ¿Quién es el público? ¿Qué tipo de público es? Porque escuchar al público, su opinión y sus gustos es lo que te lleva a hacer buen teatro o no. Cuando me refiero a buen teatro, no me refiero a ARTE en sí, más bien que lo que cuentes, sea escuchado con atención y placer por tu público, que, en cualquier caso, es a quien has decidido dirigirte. Cientos de autores han hablado de esta problemática con muy diferente opinión sobre el tema. Tenemos a Brech con Si la gente quiere ver solamente cosas que pueda entender no debería de ir al teatro, debería ir al baño o la de Joseph Joubert El teatro debe divertir, noblemente, pero nada más que divertir. Pretender hacer de él una escuela de moral es corromper a la vez la moral y el arte. Jardiel El teatro es un gran medio de educar al público; pero el que hace un teatro educativo, se encuentra siempre sin público al que poder educar. En realidad hay más frases que hablan de educar al público o de cambiar el mundo a través del teatro que las que hablan del entretenimiento o de la escucha al propio público. El fracaso del autor, mayoritariamente se intenta ocultar bajo la máscara del ARTE y la INCOMPRENSIÓN del público. Son excusas excelentes que ayudan al ego del autor.

Pepe Viyuela

El pasado sábado fui a ver al Sol de York, dentro de la estupenda programación de FLIPA MADRIZ al señor Pepe Viyuela. ¿Qué se puede decir que no se haya dicho ya del Señor Viyuela? ¿Qué huevos se puede decir más? Es un genio, es un crack, es un Dios Payaso. ¿Cómo puede hacer lo que hace con cincuenta tacos a sus espaldas? Si yo me cuelgo de la escalera como se cuelga este tipo, tienen que llamar al Samur y al tanatorio, y no precisamente en ese orden. Hizo gala de su sabiduría y puso en escena todas sus virtudes con la silla, la guitarra y la escalera. He visto a ese tipo en televisión, sobre el escenario haciendo el payaso, haciendo teatro poesía, besando niños. Niños. He ahí mi reflexión.

Black Sitcom

James Avery ha muerto. Tal vez, este gran actor conocido por los no tan jóvenes como “tío Phil”, sufrió el síndrome Antonio Ferrandis.

No es un antes y un después en la historia de la televisión, no era el mejor actor de sitcom, pero si es un representante de una lucha por la libertad e igualdad de oportunidades en la pequeña pantalla. Es sorprendente a lo que se habitúa uno si lo ve de continuo, e imagino que hubo mucha gente tras este tipo de proyectos, me refiero a las black sitcom.

¿Por qué ver ILDEBRANDO BIRIBÓ?

Ildebrando Biribó, según Emmanuel Vacca, fue un apuntador de teatro que se suicidó tomando veneno en la primera representación mundial de Cyrano de Bergerac el 27 de diciembre de 1897. No he podido constatarlo. En la obra, el espíritu de dicho apuntador cuenta el momento de su muerte, pero, como el autor de la obra ha escrito poco sobre la misma, el personaje decide embellecer la historia, y nos cuenta sus vivencias desde que Vacca decide que va a escribir la obra de teatro y hasta la propia representación.

Ahora, por unas semanas, puedes verlo en la sala El Sol de York

Unas palabras sobre HOY NO LEAS EL HORÓSCOPO

Hace unos meses recibí una llamada de una actriz. Había visto alguna cosa mía, y quería embarcarse ella y dos amigas suyas en un proyecto teatral, y querían un dramaturgo. Lo común en estos casos suele ser un planteamiento preconcebido por algún padre de todos los actores para conversaciones básicas contra los dramaturgos.

Sobre la mesa redonda en el Fringe

El pasado día 25, dentro del festival Fringe que se celebra en el matadero, Carlos Gil, editor y recientemente autor editado, Luis Araujo, dramaturgo y yo, estuvimos en una mesa redonda sobre el libro teatral ante una docena, tal vez una quincena de interesados. La cantidad de asistentes al acto es irrelevante, máxime cuando el acto se celebra un jueves por la tarde con un calor sofocante en un Madrid que espera salir de su jornada laboral para sumergirse en un mar de tintos de verano con música de fondo. Nada que alegar en contra.

Ozkar Galán en mesa redonda

El Festival Fringe que se celebra en el matadero está lleno de actividades de danza y teatro. Hay una gran variedad de productos muy relevantes y a precios, sinceramente, asequibles, pero una de las cosas que me llaman la atención de este festival son las mesas redondas. No tengo muy claro la repercusión que puedan tener, a la gente le gusta mucho ir a escuchar ponencias de personas relativamente famosas, saber como discurren sus vidas y como crean artísticamente. En esta edición, hay una mesa redonda que, lejos de decirlo con vanidad, me llama la atención. Me llaman a declarar. Si bien acudo junto a delfines como Carlos Gil o Luis Araujo, me sorprende haber sido invitado, y me sorprende gratamente. Insisto, no es desde la vanidad, no creo que esté a la altura de la mesa, pero si me parece importante que en esa mesa esté invitada una persona que simplemente escribe, que cuenta historias.